Publicado el

agüelo “Sebeta” y la soledat, (Part 1)

agüelo “Sebeta” y la soledat, (Part 1)

Lo portal, a l’Aldea, es la entrada a la casa, lo piso d’entiarra. Es la part  de entrá a casa y com es normal, tamé lo puesto per lo que se is de ella.
A este poble, familiarmen, perque no ñá cap de cartel que u digue, “Lo Portal” se li diu a una de les entrades-eisides, la que ve de La Vall y de Masalió.
Ofisialmen se diu carré Collado.
Dintre de este carré ña una plaseta en un banc y an aisó es lo que soliem dili “Lo Portal”. Desde ell, puchán la costa, se arrivabe a la carretera.  Desde eisa plaseta, aquí en aquells tems no funsionabe la memoria histérica y ningú se chafae lo cap en discurrí, eisien lo carré del Clot, lo carré del mich y lo carré de dal.
Aprofitán la replaseta, los entiarros paraben allí, pa dili lo radé responso al que s’en anae, pa no torná. Allí la machoria de chen se despedie d’ell, y desde allí, al fosá, ya sol li acompañaben los seus familiás y los mes amics.

1950-60.
Lo carré es de tiarra, encara no lo han ensimentat, ni han ficat l’aigua y los desaigües; aisó vindrie mes tart.
Al prinsipi, a la casa sol ñabien dos bombilles, una al piso, al minchadó; la atra a la entrada. Teniem llum, pero sol de vuit de la tarde a les vuit del matí. En eises dotse hores la llum no se apagabe, o estae al minchadó o estae a la entrada, Per denit, al aná a chitamos, en lo cresol, com acompañán, la llum se chirabe a la entrá y estabe tota la nit ensesa. Sol teniem una clau de la llum, que estae a la escala, ere un conmutadó, se cambiabe la llum de dal a bais o al revés.
M’enrecordo, está senán y cridá algú a la porta del carré, entonses, per educasió se chirabe la llum a bais y los del minchadó mos quedaben a escurines, en la cullera a la má, esperán que sen anare la visita, pa seguí senán.
Son les cuatre del matí, es estíu, l’agüelo “Sebeta”, menudet, está dormin tan bé y de momen un ruido lo despiarte. Es lo tío Miguel, que a la casa de enfron, porte un ratet eisecat y li ha caigut la enclusa, se está preparán pa aná al campo. Te dos machos, un es guit y mol furo, si te descuides igual te pegue algún mos. En prau apuros, li ha posat la albarda y la saria. Y ya ha lligat les dos coses, perque si se descuide es capas de pega un brinco y llevaseu de damún. Sol es manso cuan está cansat. Ara estabe fican les ferramentes als cornalons y se li ha chirat, per aisó li ha caigut la enclusa an tiarra, que en la tranquilidat de la nit ha sonat com un tró. Eisa ha segut la señal pa que tot lo carre escomenso a maure.
Pronte se veuen mes animals, lligats a les portes, y la chen carreganlos, ña que aprofitá la fresqueta pa fe lo camí.
A l’agüelo, ara un sagal, se li han apegat los llansols, no ña manera de despertal, pero al final se eiseque. En un ull tancat, per perea, va al minchadó, allí ña un cuartet, mol menudet, al que está la tenalla del aigüa y la palangana. Fique un cazo de aigua y en aisó se rente la cara, después se ensabone les mans y se aclaris, tot en la mateisa aigua. Se seque en una toalla, que ya está húmida perque l’han empleat los demés. Y ará agarre la palangana y tire l’aigüa bruta a la galleta agón está la aigua usada pa fregá los plats.
Eise cubo se utilisará mes tart pa escachi lo carré y que no fasque pols al agraná en lo ramás.
No se pot agraná hasta tart, hasta que les besties s’envasquen al campo, perque sempre solen disá recuerdos p’el carré. Ademés ña que esperá que isque lo bestiá del tio José lo Medolla, perque les ovelles y les cabres, tamé disen rastre. Ya ha pasat un atre bestiá avans y lo carré está brut. Mes tart ne pasarán uns atres, me pareis que ña siat o vuit y varios s’en van al campo, pasán per lo Portal.
Totes les veines agranaen la seua part del carré, no ñabie ralles pero tot lo mon sabie hasta agón tenie que llimpiá. Casi tots prime remullaben lo piso (no li u conteu a ningú pero ñabie algú que tirabe l’orinal), pa no fe tan pols en la granera o en lo ramás.
Después de minchás un plat de sopes bullides, lo sagalet vaise a la entrá y lo prime que fa es aná a mira lo seu tesoro.  Air rasclechan, se va trova una pinte de cartuchos de cuan la guiarra, se la va amagá a la borchaca. Cuan va arriba a casa, va lleva los balins, y va aná tiran la polvora, bala a bala, al foc que va fé una flamerada cada camí. U va fe cuan estae solet, sino aguere tingut reprimenda. Después va ficá los cartuchos y los valins a una caisa de sabates que té amagada a la bodega, detrás del carratell gran, allí no mire ningú.
Per lo menos ne deu de tindre diau o dotse de cada clase, cuan tingue tems chugará, a la entrada, a los indios y los vaqueros, aprofitán que lo piso de la entrá es de tiarra y ña puchades y baisades y alguns forats. Los cartuchos que son mes grans farán de vaqueros, perque eisos son los bons, los balins, mes menuts, serán los indios, eisos son los ruins y piarden sempre.
En eise momen se sentís un crit, “menut, agon estas, que mon han de aná”, “ya vachs” conteste lo Luiset, amagán atre camí los seus soldats, los diu “dormiu be, ya vindre un atre rato”. Al matéis tems li conteste a son tío, “ya ving que estaba pichán al corral de la mula”. Se aprofite que el corral está pegan a la bodega.
Enseguida eisirán cap al campo en lo tío Miguel, este añ fan la sega chuns.
Continuará.