En mi barrio hay dos talleres, uno que nunca te hinchaba la pelota cuando eras crío, el otro donde siempre cambio ahora los neumáticos

En mi barrio hay dos talleres, uno que nunca te hinchaba la pelota cuando eras crío, el otro donde siempre cambio ahora los neumáticos
En mi barrio hay dos talleres, uno que nunca te hinchaba la pelota cuando eras crío, el otro donde siempre cambio ahora los neumáticos