Publicado el

En mi colegio alcanzábamos 45 grados en clase y cuando moría algún compañero lo enterrábamos en el patio, no éramos tan delicados como ahora.

En mi colegio alcanzábamos 45 grados en clase y cuando moría algún compañero lo enterrábamos en el patio, no éramos tan delicados como ahora.
En mi colegio alcanzábamos 45 grados en clase y cuando moría algún compañero lo enterrábamos en el patio, no éramos tan delicados como ahora.