Curioso incidente iglesia San Bartolomé

Eva Defior , La Comarca

Hoy, domingo 17 de septiembre de 2017, ha ocurrido un curioso incidente durante la homilía en la iglesia parroquial San Bartolomé de Beceite , en la comarca del Matarraña.


Mientras se celebraba la misa en honor a Santa Hilegarda de Bingen , un desconocido interrumpió el sermón del párroco Mosén Foten por tres veces, negando la veracidad de las palabras del santo libro



Curioso incidente iglesia San Bartolomé, Matapaelles, Sardina
 
Durante el sermón de Lázaro resucitado por Jesús, recitaba el cura :
 
Esta era la clave y el propósito de Jesús cuando él dijo: “Lázaro no está muerto, solo duerme, así que quedémonos unos días más por aquí”.
 
Y el desconocido gritó: “Eso es mentira !”
 
Nadie se atrevió a girarse, agacharon la cabeza, y continuó el mosén :
 
Por aquel tiempo se celebraba una boda en Caná de Galilea, cerca de Nazaret, y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y, como faltara el vino, le dice su madre a Jesús: «No tienen vino». Jesús le responde: «Mujer, ¿qué nos va a mí y a ti? Todavía no ha llegado mi hora». Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga».
Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los jodíos, de unos cien litros cada una. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala». Ellos se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde venía (los sirvientes, que habían sacado el agua, sí lo sabían), llama al novio y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya todos están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora».
Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus signos. Y manifestó su Gloria (Borles), y creyeron en él sus discípulos. Después bajó a Cafarnaúm con su madre, sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días. Se acercaba la Pascua de los jodíos y Jesús subió a Jerusalén.”
El desconocido saltó, con voz más alta: “Eso es mentira !” , señalando con el dedo al cura.
Nadie se movió, encogieron los hombros, y continuó leyendo el párroco :
 
 
Los milagros de Jesús son cuantiosos, entre ellos hablaré hoy de dos de ellos:
 
La Resurrección del niño caído en una terraza. Acusan a Jesús de haber hecho caer al niño y Jesús lo resucita. 
 
Un sordomudo en la Decápolis (Mc. 7:31-37): a quien sanó metiéndole los dedos en los oídos, escupiendo, tocándole la lengua y diciendo: “Effatá“, que significa “ábrete”.
 
El desconocido negó por tercera vez : “Eso es mentira ! ” , esta vez con una voz poderosa, parecida a la de Herodes, cuando lo interpreta Enrique Segurana Celma de Valdarrores en Navidad
 
Todos los asistentes a la misa dominical torcieron el cuello hacia atrás al unísono. 
 
En el último banco, cercano a la portalada de salida y las escaleras que suben al campanario, había un hombre con túnica blanca, sandalias de cuero (abarques), barba tipo hipster de color castaño. 
 
Jesús, Jesucristo , sentado, Beceite, iglesia, Beseit
Imagen de Greg Olsen
 
Nadie se había percatado de su entrada y ahora lo miraban todos estufefactos. 
Se levantó, salió de la iglesia con paso pausado, y se desvaneció por la calle Doctor Fleming hacia lo castellá
 
Kim Tomás del bar la plaza y un grupo de veraneantes afirman que bajaba la cuesta cantando “arriba con el tirolirolí, abajo con el tirolirolero, era un baile de moda en los cuarenta, y ahora en los ochenta, enrolla mucho más”. 
 
El grupo estaba formado por Toni, Patxi, Esteban, Marta, Ramón, Andreu, Enric, Xavier, Manolo, José Luis, Oriol, Esther, y los dos nietos de Elvira, según me ha contado Valentín, un hombre muy simpático y hablador que vive en esta calle tan empinada que lleva el nombre del inventor de la penicilinaPenicillium notatum
 
Este incidente ha sido comunicado al obispo y al cardenal Omella, de Cretas para su investigación.
 
Vídeo del Cardenal Omella en Roma , cantando La Palomica de José Iranzo, el pastor de Andorra